Base: valores y objetivos

 

El primer partido oficial de la historia del C.D. Bidasoa no lo jugó su equipo senior, sino el equipo juvenil. Fue en verano de 1962 en la plaza de la Constitución de Donostia, que acogió un partido de la Copa de Gipuzkoa juvenil. Desde ese primer momento, la cantera ha tenido un papel primordial en la historia del club: por un lado, por la importancia social de la práctica del balonmano en Irun durante tantas generaciones, y por otro lado, por la destacada presencia de jugadores guipuzcoanos y vascos en los grandes momentos así como base incuestionable para superar los momentos más duros.

 

¿Cómo debemos formar a nuestros jóvenes valores?

Por encima de todo, el club busca la educación integral del jugador y jugadora:

  • Formar buenas personas, cuyos valores estén basados en el respeto, la humildad y el trabajo.
  • Crear hábitos de vida saludables.
  • Responsabilidad con su trayectoria académica.
  • Que sean felices con el estilo de vida que han elegido.
  • Y por supuesto, que disfruten jugando a balonmano.

Objetivos deportivos


Los jugadores/as deben aprender los conceptos básicos del balonmano:

  • Asimilar una preparación física específica.
  • Adquirir un nivel técnico adecuado.
  • Aprender a desarrollar su talento dentro de un sistema de juego.
El club desarrolla su labor formativa en dos líneas:

  • Línea de rendimiento: Entrenamiento estructurado en torno a un método integral para formar jugadores para el primer equipo y en el caso de las chicas, el equipo profesional de referencia es Bera Bera RT.
  • Línea de participación: entrenamiento estructurado buscando la máxima formación y disfrute del jugador sin objetivo de llegar al balonmano profesional.
El club también fomenta el sentimiento de pertenencia a la propia entidad, a su afición, a la ciudad de Irun y al territorio.

Base: valores y objetivos

 

El primer partido oficial de la historia del C.D. Bidasoa no lo jugó su equipo senior, sino el equipo juvenil. Fue en verano de 1962 en la plaza de la Constitución de Donostia, que acogió un partido de la Copa de Gipuzkoa juvenil. Desde ese primer momento, la cantera ha tenido un papel primordial en la historia del club: por un lado, por la importancia social de la práctica del balonmano en Irun durante tantas generaciones, y por otro lado, por la destacada presencia de jugadores guipuzcoanos y vascos en los grandes momentos así como base incuestionable para superar los momentos más duros.

 

¿Cómo debemos formar a nuestros jóvenes valores?


Por encima de todo, el club busca la educación integral del jugador y jugadora:
  • Formar buenas personas, cuyos valores estén basados en el respeto, la humildad y el trabajo.
  • Crear hábitos de vida saludables.
  • Responsabilidad con su trayectoria académica.
  • Que sean felices con el estilo de vida que han elegido.
  • Y, por supuesto, que disfruten jugando a balonmano.

Objetivos deportivos


Los jugadores/as deben aprender los conceptos básicos del balonmano:

  • Asimilar una preparación física específica.
  • Adquirir un nivel técnico adecuado.
  • Aprender a desarrollar su talento dentro de un sistema de juego.
El club desarrolla su labor formativa en dos líneas:

  • Línea de rendimiento: Entrenamiento estructurado en torno a un método integral para formar jugadores para el primer equipo y en el caso de las chicas, el equipo profesional de referencia es Bera Bera RT.
  • Línea de participación: entrenamiento estructurado buscando la máxima formación y disfrute del jugador sin objetivo de llegar al balonmano profesional.
El club también fomenta el sentimiento de pertenencia a la propia entidad, a su afición, a la ciudad de Irun y al territorio.