Vuelve la liga (Zarautz, 19.30 horas)

Vuelve la liga. Vuelve la camiseta amarilla, el calor de Artaleku, la ilusión por recuperar un lugar entre los grandes. Vuelve el Bidasoa para afrontar la primera de las treinta jornadas que componen la División de Honor Plata. Lo hace con la siempre difícil visita a la cancha del Amenabar, en un encuentro que supondrá el debut oficial como bidasotarra de un buen puñado de jugadores.

Fernando Bolea tendrá disponibles a todos sus hombres para el choque ante los zarauztarras. El aragonés ha analizado al Bidasoa de la 2015/16. “Vamos a ver un equipo distinto respecto al año pasado. Habrá muchísima más rotación y voy a tener más posibilidades. Este año voy a tener seis primeras líneas y el año pasado teníamos 4. Además puedo utilizar a jugadores en distintos puestos y creo que se va a ver un conjunto más intenso. A lo mejor no lo plasmamos inmediatamente, pero creo que se va a ver un equipo más conjuntado. Hemos cambiado jugadores, pero creo que a día de hoy tenemos más potencial que cuando empezamos el año pasado”.

Aritzbatalde, una plaza siempre complicada

Los encuentros de los últimos años entre irundarras y zarauztarras dejan clara la dificultad del choque. “Veo a los jugadores convencidos de sus posibilidades, pero concienciados en que no a ser fácil, y eso me da cierta tranquilidad”, ha reconocido el técnico bidasotarra.

El Amenabar ha perdido a un hombre clave como Erik Balenciaga, pero se ha reforzado con Torriko y Martínez -ex compañeros de Kauldi en el Pulpo- entre otros. Bolea ha destacado lo “complicado” de jugar en Zarautz, asegurando que “para el Bidasoa quizás lo es un poco más. Ellos mantienen la misma filosofía, con gente joven. Si hay equipos con un colectivo fuerte, uno es sin duda el zarauztarra. Seguirán dando guerra seguro. Es un equipo complicado pero confío en que estemos a la altura”.