«Una pedazo de victoria»

«No tengo palabras». Al entrenador del Bidasoa Irun, Jacobo Cuétara, le costó encontrar términos para expresar «lo que ha hecho el equipo hoy contra el equipo que está en mejor forma, juego y resultados, nosotros con las ausencias que teníamos y cómo el equipo ha creído, se ha crecido y hemos conseguido una pedazo de victoria contra un pedazo de equipo». El técnico bidasotarra calificó el triunfo de «muy, muy, muy importante, ya no solo por todos los condicionantes que teníamos para competir bien este partido, sino por el propio resultado, el rival, conseguir dos puntos como hablamos en la previa de ir sumando, y en este caso con una diferencia de goles que es muy importante tanto para la primera como para la segunda vuelta».

Cuétara valoró el «gran equilibrio» que existió durante el partido, «confiando en los puntos fuertes del equipo y minimizando los puntos débiles que podíamos tener hoy. Estoy muy contento, no tengo palabras, porque ha sido algo fuera de nivel. Competir contra equipos de esta envergadura contra los que tienes que ir con todo para poder ganarles…».

A preguntas de los periodistas, Cuétara reconoció que con el 5-9 en el marcador no se inquietó, «porque estábamos fallando en situaciones bastante facilitadas, por lo que en el momento en el que eso cambiase… No estábamos jugando mal a balonmano, estábamos jugando bien, encontrando situaciones, defendiendo bien, Xoán parando no había muchos goles… por lo que en el momento en el que equilibráramos esos índices de acierto y metiéramos más goles desde situaciones más cómodas, le daríamos la vuelta».

El preparador bidasotarra tuvo una buena valoración de los recién llegados, Matheus da Silva y Milos Orbovic, que disfrutaron de más minutos: «Es importante. Cuando unos jugadores entran, encima en mitad de la temporada, no es fácil. El año pasado en la primera vuelta tuvimos que dar muchos minutos a Mikel Zabala e Iñigo Aldaba, y les costaba competir, pero resulta que en la segunda vuelta dieron un altísimo nivel. En estos casos estamos en lo mismo: hay que dar minutos a Milos y Matheus para que cuando de verdad los necesitemos estén ahí y también vayan siendo parte importante del equipo. Cuando un jugador entra es complicado e incluso a veces va en contra del rendimiento, pero a largo plazo te da rédito. En este caso se ha demostrado el gran trabajo tanto Milos como Matheus».

«Entrega brutal»
Por su parte, el guardameta Xoán Ledo consideró «impresionante» el partido, «la entrega de mis compañeros ha sido brutal. La primera parte, cuando ves que el portero rival hace esos porcentajes, o los haces tú también o el partido se pone muy cuesta arriba para la segunda parte. Rangel y yo lo llevábamos hablando toda la semana, que en este partido era muy importante que quien saliera de cara estuviera bien, transmitiera confianza al equipo, y creo que tanto hoy como en los anteriores partidos hemos transmitido bastante confianza y eso es clave para nosotros dos».