Un empate inesperado (Bidasoa-Irun 26-26 Academia Octavio)

Bidasoa-Irun 26: Dejanovic y Zubiria; Cavero (3), Vázquez (4), Martínez (2), Crowley (1), Beltza, Portero, Villar (1), Odriozola (3), Muiña (1), Bezbradica, Mouriño (4), Davidovic (1) y Azkue (6)

Academia Octavio 26: García, Méndez (6), Conde (1), Quintas, Figueirido (3), Hermida, Corcera (1), Veiga, Fernández (4), Batán, Herrero (3), Gayoso (2), Silva (3), Bernárdez, Piñeiro e Iglesias (3).

Marcador cada cinco minutos: 1-2, 3-4, 6-6, 8-9, 11-11,13-12(descanso); 15-15, 17-18, 19-21, 22-23, 24-25, 26-26(final).

Incidencias: Jornada 25. Artaleku (Irun). 1100 espectadores.

Árbitros: Colmenero Guillén y Rollán Martín. Excluyeron por parte del Bidasoa-Irun a Portero (2). Excluyeron por parte del Academia Octavio a Quintas y Silva.

No ha sido ni mucho menos la vuelta a la competición esperada por el Bidasoa. Desde el comienzo del encuentro la iniciativa en el marcador ha correspondido a los visitantes, que alcanzaban máximas de dos tantos en el primer acto (8-10, min 21). No ha sido hasta el minuto 25, con un tanto de Jon Azkue, cuando los amarillos han conseguido su primera ventaja (12-11). Parecía que el conjunto de Bolea se entonaba algo en la recta final y finalizaba los primeros treinta minutos con ventaja en el luminoso (13-12).

Sin mejora en la segunda mitad

Los presentes en Artaleku esperaban el despegue del conjunto de Fernando Bolea, pero no ha llegado. Ni atisbo. Los gallegos, con rentas mínimas, seguían poniendo en serios aprietos a un conjunto irundarra que en el día de hoy no ha dado con la tecla en defensa. Las alarmas ya se habían disparado mucho antes, pero el resultado de 21-23, a 10 minutos de la finalización, terminaba por silenciar el polideportivo. Sumar se estaba convirtiendo en una misión muy difícil, pero dos tantos consecutivos de Cavero devolvían la esperanza (23-23).

La igualdad y la emoción se ha mantenido hasta los instantes finales. Con algo más de dos minutos por disputarse y 25-25 en Artaleku, Bidasoa primero, y Octavio después, desperdiciaban sus ocasiones para ponerse por delante en el electrónico. Lo conseguía Davidovic a falta de 40 segundos para el final. El balcánico subía el 26-25 a falta de 40 segundos. Parecía que podía ser el gol de una victoria agónica para el Bidasoa, pero Silva igualaba el encuentro a falta de 15 segundos.

Los amarillos iban a disponer de una última posesión, pero el resultado no iba a sufrir más variaciones. 26-26 final y primeros puntos que vuelan de Irun en lo que va de curso.