Un amistoso para “mantener el ritmo de competición”

Iñigo Aldaba, en el último duelo ante Helvetia Anaitasuna en Artaleku. Foto: Arrate Morales.

El Bidasoa Irun y Helvetia Anaitasuna disputarán este viernes a las 19.30 horas en Artaleku un amistoso con el objetivo de mantener el ritmo competitivo en esta semana de parón liguero debido a las convocatorias internacionales. “Vamos a estar condicionados a nivel competitivo, pero lo que nos preocupa es seguir con ritmo de competición”, ha asegurado el entrenador del primer equipo, Jacobo Cuétara, que tras la vuelta del equipo a los entrenamientos este jueves, pone la mirada en el choque liguero del próximo viernes ante DS Blendio Sinfín (19 de abril, 19.00 horas, Artaleku).

Cuétara reconoce que en el amistoso ante Helvetia Anaitasuna su escuadra estará “condicionada por las bajas, tanto por las lesiones y las molestias, como las convocatorias internacionales, pero nos servirá para seguir cogiendo ritmo de competición”. En este sentido, el encuentro servirá “para que ciertos jugadores tengan ciertas funciones que pueden ser bastante útiles de cara a este tramo final de la competición, teniendo en cuenta las bajas que tendremos”.

Con Rangel Luan, Mikel Zabala y los hermanos Rodrigo y Esteban Salinas convocados por sus respectivas selecciones, y con las bajas de Jon Azkue, Rudy Seri, Adrián Crowley y Xoán Ledo bien por lesión o bien por precaución, Jacobo Cuétara ha llamado a seis jugadores de la cantera: los guardametas Yon Gómez y Unai Gastesi; y los jugadores Kevin Aguilera, Josu Bollain, Jon Muñoz y Raúl Olalla. “Nos van a echar una mano en las rotaciones tanto en los entrenamientos como en el partido”, ha asegurado Cuétara, que además quiere reconocer el trabajo de estos jugadores “que han estado colaborando de manera continuada con nosotros en entrenamientos durante toda la temporada”, entre los que también ha incluido a Asier Satrustegi e Iñaki Miquélez, lesionados.

El Bidasoa Irun ya ha pasado página de la Copa del Rey, de la que, a tenor de Cuétara, queda “la pena de no haber conseguido la victoria” ante un Liberbank Cuenca que “era el rival a batir”, pero también la “experiencia de estar con los grandes en una fase final y es muy importante para todos, a nivel de experiencias y competitividad para que vayan cayendo premios”. Ahora, sin embargo, quedan seis partidos de Liga “con todo lo que nos jugamos. Solo quedan seis jornadas, estamos muy bien colocados, mejor que nuestros rivales, y toca centrarse en el partido más importante, que será el del viernes que viene ante DS Blendio Sinfín, que ya nos ganó en su casa y tenemos diez días para afrontarlo con garantías. Siempre el más importante va a ser el siguiente partido”.