«Trabajo, buen balonmano y competir bien»

El entrenador del Bidasoa Irun, Jacobo Cuétara, confía en que el equipo regrese tras el parón liguero a la receta del “trabajo, el buen balonmano y competir bien” que le ha caracterizado en los últimos meses para sacar adelante un encuentro en Valladolid que supone “un reto”, tanto por el rival como por la cancha.

“La idea era no quedarnos descolgados en la primera vuelta teniendo que jugar dos competiciones tan exigentes de manera paralela”, aseguró Cuétara en la comparecencia previa al Recoletas Atlético Valladolid-Bidasoa Irun de este miércoles (20:00 horas, LaLigaSports TV), ante el que la intención es “seguir con el plan previsto”. Se trata de un partido en el que “se junta un poco todo: llega tras un descanso, que nos vendrá bien a largo plazo, con el hecho de perder ritmo de competición, que es una evidencia, con jugadores que han estado fuera y no han entrenado con el grupo. Hay que juntarse y meterse en competición. Es un hándicap del que tenemos que ser conscientes”.

Espera un rival “fuerte en casa, con un arma principal, que es el contraataque. Es uno de los equipos que más goles mete, pero también que encaja, quizá por el ritmo y porque hay muchos ataques con ellos”, describió Cuétara a un recoletas Atlético Valladolid al que ve “con las ideas muy claras, con ese juego de la escuela de Valladolid, un equipo que está conjuntado y que hemos sufrido en muchas temporadas”.

“No, no me fío nada. Por la manera de jugar del rival y por jugar en Valladolid”, resumió Cuétara la dificultad de una empresa peculiar: ni contra el Atlético Valladolid ni contra su antecesor, el extinto Balonmano Valladolid, el Bidasoa no ha conseguido la victoria en suelo pucelano desde octubre de 1997: “En los cuatro partidos del año pasado no nos ganaron ninguno (dos empates allí y dos victorias aquí), pero es una cancha que es un reto para nosotros, con esa dificultad que a ver si rompemos la racha. Son estadísticas, pero las estadísticas demuestran cosas, como es la dificultad de ganar en esa cancha”.

El Bidasoa Irun tendrá que reponerse al parón de la competición, al hecho de que la plantilla no haya entrenado completa la última semana e incluso a que “llevamos diez días recibiendo halagos de lo bien que jugamos, lo buenos que somos y que qué bien todo, pero los halagos no dan puntos. Los da el trabajo, el buen balonmano y competir bien. Tenemos que volver a ello. Lo que nos tiene que dar puntos es volver a la competición, estar centrados, estar metidos y competir a nuestro nivel”.

Hasta el momento, que el Bidasoa Irun “desde diciembre de 2018 solo ha perdido contra el Barça dos partidos de cuatro y tres goles”, la receta ha funcionado. El equipo ha completado la primera mitad de la primera vuelta y Cuétara realiza un buen balance: “La idea era no quedarnos descolgados en la primera vuelta teniendo que jugar dos competiciones tan exigentes de manera paralela. Ha pasado ya la mitad de la primera vuelta y ahora tenemos un reto más cercano, como la Copa Asobal, a la que entrarán el primero, el segundo y el tercero de la Liga. Si consigues entrar, no estás descolgado y estás cumpliendo el objetivo que tenías de partida”.

“Luego está el propio reto de intentar entrar en la Copa Asobal”, reconoció el preparador asturiano, que valoró que la pugna “tiene pinta de que va a estar entre cuatro equipos para dos plazas. De momento tenemos cierta ventaja, pero entramos en el tramo más cargado de competición. Vamos a ver cómo lo aguantamos”.

En el caso de la competición continental, “empezamos a ver cómo competiríamos en esta megacompetición y hemos acabado la primera vuelta líderes y con colchón de puntos. El reto lógico ahora es intentar clasificarnos para la siguiente fase, porque somos líderes y sacamos cuatro puntos al Sporting Clube de Portugal. Vamos a por ello”.

El equipo está mejorando: “Una de las cosas que estamos notando, aparte de que el sistema de juego pueda estar más automatizado, tengamos más fluidez en ataque, es que los jugadores cada vez son mejores, incluso los que parecían que estaban más a su tope de nivel. Sin embargo, han seguido mejorando. Eso hace que todo el grupo multiplique su rendimiento”.

El parón ha venido bien “para saborear también los momentos. Estamos en buen nivel competitivo, como demostramos las últimas semanas. Podíamos haber seguido compitiendo”. Cuétara reconoció que esta pausa “vendrá bien sobre todo en el último tramo de diciembre, cuando notaremos el haber podido descansar, aunque no todos, porque ha habido quienes han estado con selecciones y han tenido más carga de entrenamientos y partidos que nunca, pero bendito problema tener internacionales”.

«El momento de seguir puliendo el proyecto»
La última semana además ha servido para los anuncios oficiales de las renovaciones de los jugadores Jon Azkue y Kauldi Odriozola hasta 2023, “una semana de dar un puñetazo en la mesa como proyecto. Cuando los clubs van creciendo, más aún en competiciones como la VELUX EHF Champions League, todo el mundo está preocupado por si se va todo el mundo. En una semana hemos dado las noticias de dos renovaciones de dos jugadores, dos jugadores de aquí, con tanto futuro, para tantas temporadas y es un puñetazo encima la mesa de «no os preocupéis, que esto sigue hacia arriba».

También se conoció su propia renovación como técnico hasta 2022: “Mi prioridad era seguir y no era necesario conocer otras ofertas. Quizá en el futuro me pique la curiosidad y pregunte. De momento era la prioridad estar aquí. Son acciones al alza y sería absurdo venderlas por mi parte. El club va a seguir yendo hacia arriba. El crecimiento lo hemos hecho muy rápido, pero nos ha costado mucho, pero es el momento de seguir puliendo esto”.

Rueda de prensa de Jacobo Cuétara previa al Recoletas Atlético Valladolid-Bidasoa Irun.

Publicada por C.D.Bidasoa en Martes, 29 de octubre de 2019