«Tenemos que jugar al máximo nivel»

El entrenador del Bidasoa Irun, Jacobo Cuétara, espera “con ganas” el choque de este jueves ante Abanca Ademar León (20:30 horas, Gol TV), “uno de los grandes partidos de la Liga Asobal, de los que a todo el mundo le apetece jugar”. Un partido en el que más que nunca la receta será “jugar al máximo nivel para poder optar a ganar el partido”.

“Los dos equipos tenemos ganas de jugar este partido, que se ha ido aplazando, y es uno de los grandes momentos de la temporada”, ha reconocido Cuétara, que ve a su equipo “con muchas ganas” de sumar dos puntos y “seguir esta trayectoria inmaculada que llevamos en la Liga Sacyr ASOBAL”.

“Es un rival directo, un partido muy importante, en el que también les podemos hacer a ellos mucho daño en caso de ganar y sabemos que es un partido que va a ser muy difícil”, ha explicado el entrenador asturiano, que también ha analizado que el Bidasoa Irun puede seguir “batiendo ciertos registros que a nosotros nos llenan de orgullo”, aunque “lo importante es saber que tenemos en frente a un gran rival y que va a ser uno de los grandes enfrentamientos de mayor dificultad y de mayor importancia”.

La dificultad del choque no escapa de la tónica general de la competición: “Esa es precisamente la dificultad de esta Liga, que todos los partidos son muy difíciles. Me acuerdo que hace un mes o algo más alguien del balonmano me comentaba: ‘No veo que vuestros rivales se vayan a dejar muchos puntos’. Pues si antes lo dice… Yo decía que sí, que todos nos vamos dejando puntos en la clasificación”.

“La Liga es muy complicada y compleja, y hay que estar en todos los partidos a muy buen nivel para sumar, porque cualquiera te puede ganar”, ha afirmado Cuétara, que ve a un rival “con el nivel para ganar en Artaleku, no tenemos ningún tipo de duda sobre eso”. El entrenador bidasotarra ha avisado de que, al margen de las trayectorias previas de los contendientes, estos enfrentamientos “suelen tener vida propia, no es tan importante el contexto, el cómo llegues. Tienes una batalla en un momento determinado, independientemente del pasado, y sabemos de esa dificultad. Tenemos que jugar al máximo nivel para poder optar a ganar el partido: de eso nosotros no tenemos ninguna duda”.

El preparador amarillo ve a su equipo en un “muy buen momento. Al principio decíamos que estábamos consiguiendo resultados quizás por encima del nivel que teníamos entonces y que íbamos a ir creciendo; yo creo que ahora mismo estamos más cuajados que nunca y que tenemos un nivel muy estable durante todo el partido, independientemente de quién esté en el campo”.

Cuétara observa que el conjunto está “cada vez más cohesionado y eso para el equipo, por nuestra manera de jugar, es muy importante. Teniendo en cuenta las dificultades, que no facilitan el entrenamiento ni la continuidad, nos estamos sabiendo adaptar muy bien”.

Como ejemplo de ello el técnico bidasotarra ha valorado el trabajo que el equipo firmó en Pontevedra ante Dicsa Modular Cisne, también tras la reacción del equipo gallego en el primer tiempo, que redujo la ventaja visitante a tres tantos: “Nuestros jugadores saben perfectamente a lo que jugamos, por lo que era un tema de poner cierto orden en el tiempo muerto, de volver a jugar a lo nuestro. Los jugadores rápidamente dieron con la tecla y volvimos a adquirir distancia”.

Esta circunstancia permitió “ir rotando y pensando en el siguiente partido, que los dos porteros pudiesen jugar una parte cada uno para coger ritmo de competición. También dar minutos a todo el mundo”, incluidos los jóvenes Gorka Nieto y Julen Urruzola, aunque en el caso del basauritarra, “salió sobre el minuto 10-12 de partido, en minutos importantes para jugar y ganar allí con responsabilidad. Los jóvenes cada vez están más preparados y van dando esos pequeños pasos que es importante porque además lo hizo muy bien”.

Sobre el choque de este jueves, Cuétara reconoce que el Bidasoa Irun está ante “un partido muy importante, aunque es cierto que con el paso de las jornadas vamos adquiriendo un poco de colchón ante la posibilidad de fallar en cualquier momento o cometer un error o perder un partido de este nivel, que entra dentro de lo normal. Sin embargo, el Ademar cada vez tiene menos margen, aunque durante esta temporada se ha movido mejor en la épica, cuando ha tenido que remontar partidos que ya tenía perdidos como el de Granollers. Cuando están en esa situación de dificultad es cuando mejor rinden. Ahora están en esa situación y vamos a ver qué Ademar nos encontramos”.

Cuestionado por si la defensa bidasotarra y el contraataque marista son las dos claves del choque, Cuétara coincide con el análisis, y añade que “la lucha de las porterías también va a ser una de las claves. Son dos de las mejores parejas de porteros de la Liga Sacyr ASOBAL, tanto ellos como la nuestra y yo creo que ahí hay un enfrentamiento muy bonito”.

En el caso de lograr la victoria, el equipo irundarra superará la marca de su mejor inicio liguero (igualado ahora con ocho triunfos consecutivos) y empatará la mejor racha de victorias en una misma Liga (nueve, en la misma temporada 1994/1995), una “motivación” que se suma a las ya existentes, según Cuétara: “En la situación en la que estamos poder disfrutar de nuestra profesión, de nuestro balonmano, poder jugar partidos ya es una motivación para nosotros, estar ahí arriba en la clasificación, ver que rivales dejan puntos y que cada vez nos vamos quedando más solos es otra motivación”.

“Nuestra motivación máxima es seguir invictos y seguir ganando partidos en un enfrentamiento tan importante”, ha asegurado Cuétara, que además de seguir invictos ha reconocido que “conseguir registros históricos es una motivación y un orgullo para nosotros porque como profesionales es muy difícil llegar a la elite y además conseguir registros históricos, más complicado todavía. Nos llena de orgullo de que dentro de equis años, que otro equipo quiera batir ese registro dirá quiénes fueron los que consiguieron y verán que ahí están los de la 94/95 y los de la 20/21. Lograrlo en un club con tanta historia a nosotros sí que nos llena de orgullo”.