Una gran fiesta… ¡y qué fiesta!

Artaleku e Irun vivieron este sábado una fiesta de las que se recordarán por un tiempo. La fiesta arrancó a primera hora de la mañana desde la base: pasadas las 9.00 horas arrancó en el polideportivo el XXIII Memorial Eduardo de la Puente que al filo del mediodía proclamó vencedor a Toki Alai y a El Pilar, subcampeón. Para esa hora en la que el hermano de Eduardo de la Puente, Mañu de la Puente, y el presidente del CD Bidasoa, Gurutz Aginagalde, entregaron los trofeos, la carpa que se convirtió en el centro neurálgico de la Bidasoa Festa ya había abierto sus puertas.

La amenaza de lluvia impidió la instalación de los castillos hinchables, pero un juego de lanzamiento de precisión a portería, un taller de pinturas y el pintacaras amenizaron una zona a la que se sumaría el búho Asbi, la mascota oficial del club. Tras la paellada popular, el ambiente se fue caldeando, también con la llegada de la kalejira que partió a las 16.00 horas desde el bar Altzola, ya que el la afición respondió a la llamada de acudir con tiempo al entorno de Artaleku.

Las capitanas de los equipos cadete y juvenil femenino del Bidasoa, Amaia Ollo y Juncal Díez; las futbolistas de la Real campeonas de Copa Sara Olaizola, Leire Baños y Sandra Ramajo; con el expresidente del Bidasoa José Ángel Sodupe y el presidente Gurutz Aginagalde. Foto: Arrate Morales.

Con todo dispuesto para arrancar, el polideportivo, que volvió a colgar el cartel de «no hay entradas» y congregó a 1.823 espectadores, rindió dos sentidos homenajes. Después de que saltaran a la cancha los jugadores del Liberbank Cuenca y del Bidasoa Irun, salieron las jugadoras de los equipos cadete y juvenil, que este año han conseguido el ascenso a Liga Vasca femenina por primera vez en la historia del club. Y después, se sumaron las jugadoras de la Real Sociedad Sandra Ramajo, Leire Baños y Sara Olaizola, irundarras y flamantes campeonas de la Copa de la Reina de fútbol de este año.

El ambiente festivo continuó durante el partido, con el calor y el color que aportó la afición, que en el descanso pudo disfrutar de un nuevo juego de bolas gigantes propuesto por Txingudiko Zerbitzuak para concienciar sobre la importancia del reciclaje. Nada más acabar el choque, la atención la centró la retirada de Iñigo Aldaba. El presidente del club y su antecesor en el cargo, José Ángel Sodupe, le colocaron a Aldaba la txapela de honor por su trayectoria en el club.

Iñigo Aldaba responde con aplausos a la ovación de Artaleku el día de su último partido como jugador bidasotarra. Foto: Arrate Morales.

La fiesta se trasladó a la carpa de nuevo, donde muchos aficionados mayores y pequeños esperaron a la aparición de los jugadores y el cuerpo técnico para que firmaran los pósters de la temporada elaborados por El Diario Vasco. Fue el momento en el que los seguidores pudieron departir con los grandes protagonistas de la temporada.

Etxahun Olaizola entregó los premios del III Trofeo a la Regularidad Bar Mari a Xoán Ledo, Rodrigo Salinas y Jon Azkue.

Antes de bajar a la plaza San Juan, un acto sirvió para cerrar la temporada. En él, se entregaron los dos trofeos oficiales asociados al club: el III Trofeo a la Regularidad Bar Mari y el I Trofeo al Máximo Goleador Conecta Bidasoa. A tenor de las puntuaciones que ha recibido en los partidos que se han disputado en casa, el más regular del año ha sido el guardameta Xoán Ledo, que recibió el premio de manos de Etxahun Olaizola. El portero gallego ha logrado 34 puntos, seguido de Rodrigo Salinas (29 puntos) y Jon Azkue (28 puntos), que cerró el podio con un bertso dedicado a la afición: Pausoz pauso aurrera, helburuz helburu, helmuga zailak ere gainditu ditugu. Onena etortzear da, eduki seguru, historia egiten jarraitu nahi dugu.

Martin Tellechea entregó a Rodrigo Salinas el premio del I Trofeo al Máximo Goleador Conecta Bidasoa,

El director de Conecta Bidasoa, Martín Tellechea, entregó a Rodrigo Salinas. El zurdo chileno ha firmado 110 goles en esta Liga Asobal, 29 más que su hermano Esteban, segundo en la clasificación amarilla. El tercero en este ránking del I Trofeo al Máximo Goleador Conecta Bidasoa ha sido Leo Renaud-David, con 79 tantos.

Una nueva kalejira, esta vez con dirección a la plaza de San Juan, llevó a la plantilla y al cuerpo técnico por la Calle Mayor, abarrotada de centenares de personas, hasta el Ayuntamiento, a cuyo balcón subieron para saludar y agradecer el apoyo recibido durante esta temporada. Así se puso el punto final a una jornada por la que la directiva, como hizo en el comunicado oficial de hace unas semanas, agradece su implicación a todos los voluntarios, familiares de la cantera, seguidores, empresas e instituciones para lograr la fiesta que merecía esta temporada. Eskerrik asko!

«Un partido acorde a la fiesta»

El entrenador del Bidasoa Irun, Jacobo Cuétara, da instrucciones a uno de sus jugadores durante el partido ante Liberbank Cuenca. Foto: Arrate Morales.

«El público ha venido en masa a disfrutar de esta fiesta del balonmano, a disfrutar de su equipo y esa es la mejor nota que nos pueden poner». El entrenador del Bidasoa Irun, Jacobo Cuétara, se ha mostrado «muy contento» por la «fiesta del balonmano» que Artaleku e Irun han vivido este sábado, con motivo del último choque de la temporada, ante Liberbank Cuenca.

«Ha sido un muy buen espectáculo deportivo, un buen partido de balonmano teniendo en cuenta que no nos jugábamos casi nada ninguno de los dos y no ha sido un partido de 42-40. Ha sido un partido serio, disputado, que los dos queríamos ganar, en el que los dos nos hemos enfadado cuando las cosas no salían bien. Un partido acorde a la fiesta al antes, durante y después del partido», ha reconocido Cuétara, para quien el choque ha sido «emocionante».

«Veinte minutos antes de que empezara había mucha más gente que en otros partidos a falta de ese tiempo», ha explicado el técnico bidasotarra, que en la presentación de los jugadores antes de arrancar el encuentro se ha visto «emocionado: he aguantado como he podido. Era un día para recordar y yo creo que todos vamos a tener este día en nuestra memoria toda la vida».

Una jornada y «una fiesta del balonmano acorde a los éxitos deportivos» por la que el entrenador ha querido «dar la enhorabuena al club. No es fácil, lleva mucho trabajo y estoy muy contento». Ahora, ha reconocido Cuétara, aún hará tiempo para asimilar lo que ha conseguido el equipo: «Con el paso de las semanas nos iremos dando cuenta de los logros. Sobre todo los últimos han venido muy rápido y nos ha costado asimilarlo y darle valor. Yo estaba muy obsesionado en que todos los disfrutáramos, el equipo, la afición… todos. Eso se ha cumplido y estoy muy orgulloso de saborear estos momentos. Con el paso de las semanas nos iremos dando cuenta».

A fin de cuentas, ha señalado, «la nota a la temporada se la ha puesto la fiesta de hoy. El público ha venido en masa a disfrutar de esta fiesta del balonmano, a disfrutar de su equipo y esa es la mejor nota que nos pueden poner. El hecho de venir a sumarse con el equipo y disfrutar de este día de fiesta».

«Todavía no somos conscientes»
El extremo derecho Kauldi Odriozola también ha comparecido en sala de prensa, donde al igual que Cuétara, ha reconocido no ser aún «consciente de que somos subcampeones y de que volvemos a Europa tras años sin jugarla. Con el paso del tiempo le daremos la importancia que tiene».

El éxito logrado es casi insuperable: «Poco más se puede pedir, ganarle al Barça Lassa, que es muy complicado. Lo de hoy ha sido una fiesta y la victoria se la dedicamos a todo el público, a toda esa gente que nos ha apoyado durante toda esta temporada. Hemos tenido partidos difíciles fuera de casa y en todo momento nos han apoyado. En Artaleku, también, con varios partidos en el que se ha tenido que poner que no había entradas».

Con la vista puesta en la próxima temporada, Kauldi Odriozola ha reconocido que a todos lo sjugadores bidasotarra les apetece «mucho». Al principio no creíamos que podíamos estar en esta posición, pero hicimos un gran trabajo en pretemporada, comenzamos la temporada muy bien y en la medida en que hemos ido consiguiendo resultados, veíamos que estábamos a la altura de los equipos de arriba, lo que otros años nos costaba más. La segunda vuelta ha sido espectacular: hace tres semanas conseguimos clasificarnos para Europa, la semana pasada conseguimos en Logroño el subcampeonato y el próximo año en Europa, a dar el mejor nivel y a disfrutar. Si damos el nivel de este año, tendremos opciones de conseguir algo bonito».

¡Victorioso fin de fiesta (27-21)!

La plantilla y el cuerpo técnico del Bidasoa Irun celebra junto a Artaleku esta histórica temporada. Foto: Arrate Morales.

Final de temporada triunfal. El Bidasoa Irun ha redondeado esta tarde su histórica temporada derrotando por 27 a 21 a Liberbank Cuenca en un Artaleku que ha colgado de nuevo el “no hay entradas”. En un choque igualado, como los que ambas escuadras habían protagonizado en la ida en El Sargal y en Alicante en los cuartos de final de la Copa, el equipo amarillo ha necesitado de la segunda parte para tomar las diferencias que serían definitivas en el marcados.

En la primera mitad del encuentro, en la que Iñigo Aldaba ha firmado cuatro goles en el día de su adiós, ninguna de las dos escuadras ha conseguido rentas superiores a los dos goles. Así, las espadas han llegado al descanso en todo lo alto, con el 13-11 que ha firmado Kauldi Odriozola casi sobre la bocina.

En la reanudación, el Bidasoa Irun ha necesitado nueve minutos para alcanzar la primera renta significativa del choque (minuto 39, 18-14), aunque el conjunto visitante la ha contrarrestado en los siete minutos siguientes con un parcial de 0-4. Con el ánimo de poner el broche de oro a esta temporada, los entrenados por Jacobo Cuétara no han desistido y han conseguido una nueva renta, en este caso, de cinco tantos, a falta de ocho minutos para acabar el encuentro (min. 52, 23-18). Con Artaleku convertido en una fiesta, los últimos han servido para celebrar un año histórico en el que el Bidasoa Irun ha pulido otro récord: segunda máxima puntuación histórica en la Liga Asobal a 16 equipos, 44 puntos, solo por detrás de los 52 puntos del título conseguido en la 1994-1995.

Ficha técnica
Bidasoa-Irun (13+14)
: Rangel (p), Aldaba (5), Kauldi (2), Esteban Salinas, De la Salud (2), Rodrigo Salinas (6), Seri (2) –siete inicial-, Ledo (ps), Cavero (5), Zabala, Serrano (2), Barthe, Renaud (3) y Tesoriere.

Liberbank Cuenca (11+10): Maciel (p), Vainstein (1, de pen.), Suárez (2), Mendoza, Moscariello (3), Ponciano (6, 2 de pen.), Sergio López (3) –siete inicial-, Ramírez (ps), Doldán (3), Baronetto, Hugo López, Nolasco (1), Río (2, 1 de pen.) y Taravilla.

Parciales: 2-2, 4-4, 7-5, 8-8, 10-9, 13-11; 15-12, 18-14, 18-17, 21-18, 23-19 y 27-21.

Árbitros: Escoda y Sánchez. Excluyeron a los locales Esteban Salinas, Barthe y Tesoriere y al visitante Mendoza.

Incidencias: 1.823 espectadores (se ha colgado el cartel de «no hay entradas»), en el encuentro en el que Artaleku homenajeó a las cadetes y juveniles tras el primer ascenso femenino de la historia bidasotarra a Liga Vasca, y en el que las jugadoras de la Real Sociedad de Fútbol campeonas de la Copa de la Reina Sandra Ramajo, Leire Baños y Sara Olaizola efectuaron el saque de honor. Al término del encuentro, el presidente del CD Bidasoa, Gurutz Aginagalde, y el expresidente que ha arrancado esta temporada, José Ángel Sodupe, han hecho entrega de una txapela de honor a Iñigo Aldaba.

Iñigo Aldaba no continuará en el Bidasoa Irun

Iñigo Aldaba, en el último duelo ante Helvetia Anaitasuna en Artaleku. Foto: Arrate Morales.

El extremo izquierdo del Bidasoa Irun Iñigo Aldaba no continuará en la disciplina bidasotarra la próxima temporada. El jugador, de 21 años, abandonará la disciplina del primer equipo por razones académicas y profesionales. Aldaba se incorporó al club en la temporada 2011-2012. En las tres últimas temporadas, en la Liga Asobal, ha estado disponible hasta el momento en 73 partidos (2016-2017, 22 partidos; 2017-2018, 22 partidos; y 2018-2019, 29 partidos), en los que ha marcado 33 goles (8, 12 y 13, respectivamente).

El club agradece a Iñigo Aldaba el trabajo y la implicación que ha demostrado en los distintos equipos de nuestra disciplina y le desea la mejor de las suertes en su futuro profesional y personal.

«Ganar el partido ante nuestra afición es nuestra mayor motivación»

“La mayor motivación del equipo es ganar ante nuestra gente”. El entrenador del Bidasoa Irun, Jacobo Cuétara, tiene clara la aportación que quiere que su equipo haga a la jornada festiva de fin de temporada prevista para este sábado: “Queremos aportar nuestro granito de arena ganando el partido y transmitir a la gente el orgullo de ver a su equipo jugar un buen balonmano ante un buen rival como es Liberbank Cuenca. Esa es la mayor motivación”.

El equipo, ha considerado Cuétara, está “en una nube de alabanzas. Con las parrafadas que os echo muchas veces y no sé qué decir en este caso. Estamos en una nube, muy felices, muy contentos y muy orgullosos todos. Tenemos que recordarnos cada poco que somos subcampeones. Estas últimas semanas todo ha pasado muy rápido: el estallido de júbilo de Europa y hemos duplicado el efecto siendo subcampeones consiguiendo ganar de esa manera épica en el tramo final en una cancha tan complicada como Logroño. Le sumamos el poder disfrutarlo por haber conseguido Europa a falta de tres jornadas con lo que conlleva, y tener ahora una última jornada sin jugarnos nada para disfrutar del momento”.

“Creo que estamos todos en una nube y hay que bajar rápido para competir el sábado. Se van juntando emociones de alegría y emotivas, porque cada uno tiene su historial y piensa en sus momentos malos que todo el mundo tiene en una carrera deportiva”, ha recordado Cuétara, que ha aseverado que “se juntan las dos caras, la felicidad y la emotividad, y hace que suponga el disfrute del momento, que surge cuando te das cuenta de lo que hemos conseguido”.

La del sábado será la oportunidad de celebrar el año en Artaleku, tras la gran victoria del fin de semana pasado en el Palacio de los Deportes de La Rioja: “Fue muy bonito en Logroño con toda la gente que fue a animarnos y fue muy especial. Fue muy bonito, cuando faltaban 30 segundos para acabar el partido, ganando de dos y con balón, me giro al banquillo y la mitad del banquillo estaba llorando. Fue muy emotivo y poder disfrutarlo con toda la gente que fue. Aquí tenemos opción de hacerlo en casa, en Artaleku, en un día especial”.

Será un día en el que habrá actos desde primera hora de la mañana, cuando se disputará el XXIII Memorial Eduardo de la Puente y el aparcamiento de Artaleku abrirá la carpa que servirá de punto de encuentro de la afición, con una txosna y una paellada popular. Será, a juicio del entrenador bidasotarra, “un día de disfrutar del equipo, en el que club, equipo y afición tiene que estar orgulloso del Bidasoa. Todos somos del Bidasoa y es un momento para disfrutar del espectáculo, de los previos y de lo posterior. Es un día para que todo el mundo lo recuerde en el futuro”.

“Son experiencias enriquecedoras que nos vamos a llevar para casa”, ha declarado Cuétara antes de insistir en un mensaje que ha repetido estas semanas: “Todo lo que sea saborear el momento es muy importante, porque cuando en el futuro lo consigamos tres, cuatro o cinco veces, esperemos, igual iremos perdiendo ese valor. Esa primera vez después de tanto tiempo para muchos y la primera vez para la mayoría hay que saborearlo”.

Cuestionado por los periodistas, Cuétara ha reconocido que lo logrado esta temporada “es una evolución del trabajo de mucha gente, que se ha tenido una visión de futuro y se han ido dando pasos con tranquilidad, y no solo en el tramo en el que he estado yo de entrenador. Si Fernando Bolea no hubiera conseguido ascender al equipo, igual estaríamos hablando de otra historia. Es un trabajo de mucha gente y también en los momentos malos, como no bajar a una Primera Nacional”.

En la parcela deportiva, ha asegurado que “los fichajes vienen porque el club es más atractivo en lo deportivo, en lo económico y en lo social”. Y ha puesto en valor el trabajo de la plantilla: “Muchas veces se habla de los fichajes de este año. Han salido muy bien, no hay duda, pero el resto del equipo, que lleva dos o tres años creciendo, mejorando, ha facilitado mucho introducir ciertos fichajes porque el equipo es una maquinaria engrasada. La suma de todo eso ha hecho que seamos subcampeones”.

Un año que ha estado “por encima de las expectativas claramente. Haber llegado hasta aquí tan rápido nadie lo pensaba, yo tampoco. Cuesta hacerse a la idea”, ha repetido Cuétara, que ha asegurado que “el rendimiento nos ha superado tanto que la realidad ha ido por delante de nuestra consciencia. Parece que nos está costando asimilarlo. Necesitamos un reposo para darnos cuenta de lo que hemos conseguido. Nos vendrá bien el verano para ser conscientes de lo que hemos conseguido en tan poco intervalo de tiempo”.

Además del subcampeonato de la Liga y de la Copa Asobal, el Bidasoa Irun puede batir este sábado otra marca, la de ser el equipo menos goleado de la categoría. “Podemos añadirle complementos a la motivación”, ha reconocido Cuétara, entre los que ha situado “ser la mejor defensa del campeonato desde el Ciudad Real de la 2009-2010, luchar por ser el segundo mejor equipo como local, ganarle a Cuenca que nos ha ganado los dos partidos anteriores… Hay muchos complementos, pero la mayor motivación es ganar un partido ante nuestra afición y que nuestra gente se sienta orgullosa de su equipo”.

Crowley, dos años más
La comparecencia de Jacobo Cuétara ha sido la última previa a un partido esta temporada, y también ha servido para valorar el futuro, empezando por la renovación de Adrián Crowley, conocida este miércoles: “Es importante para todo el mundo: para el club, para la plantilla, para él en lo personal, esa confianza que ha demostrado el club en una situación así al renovarle para dos temporadas”.

“Eso es un gran detalle de afecto, de implicación y de valorar a un jugador en lo personal y en lo profesional como lo ha hecho el club”, ha asegurado Cuétara, que ve a Crowley “muy contento y tenemos muchas ganas de que disfrute, porque se lo merece, de poder jugar en competición europea y con muchas expectativas. Es uno de los fichajes de la próxima temporada ya que este año no lo hemos podido tener. Hará muy buena pareja con Mikel Zabala y tendremos un muy buen extremo izquierdo, porque ellos entrarán en competición y eso será muy positivo para el equipo”.

Una renovación que apuntala el objetivo que el club se ha marcado de renovar al mayor número de efectivos posibles. Es a día de hoy el principal objetivo, tal y como ha reconocido el técnico bidasotarra ante la posibilidad de que otros equipos muestren interés en los jugadores amarillos: “El hecho de que empiecen a llamar a nuestra puerta es lo normal. Es un piropo para todos nosotros, para la marcha del equipo y para el club. Es positivo. Si los que están aquí triunfan, querrán venir otros a triunfar. Es una bola de nieve que va creciendo. Como club es muy importante”.

Renovar al equipo “sería un exitazo”
Por esta razón, Cuétara ha reconocido que “conseguir en esa situación poder renovar al equipo es un exitazo. Si preguntas a otros equipos, dirán: ‘¿Bidasoa? Imposible, no lo van a conseguir’. Conseguirlo sería un exitazo. Para mí como entrenador sería una alegría poder contar con todos, porque partiríamos en el inicio en el nivel de trabajo y juego en el que hemos terminado”.

“Hacer el menor número de cambios posibles siempre y cuando el equipo tenga margen de mejora, que creo que en este caso lo tiene, es muy positivo. De hecho, llevo desde 2005 en la Liga Asobal y no lo he vivido nunca. Vamos a ver si lo conseguimos, que no estamos muy lejos”, ha reconocido Cuétara, una vez se han conocido en las últimas semanas las continuidades de Iker Serrano, Thomas Tesoriere y el propio Adrián Crowley.

“Ahora toca disfrutar de momento”, ha señalado Cuétara, que como reto para la próxima temporada ha perfilado el hecho de que el camino trazado “sea regular, no tanto por el subcampeonato, sino por estar con los equipos de arriba y mantenernos ahí durante tiempo para seguir creciendo. Hay que poner el campamento base en ese grupo que lucha por las plazas europeas, en la que estarán otros equipos, y, a partir de ahí, intentar estructuralmente, socialmente, económicamente y deportivamente dar pasos hacia arriba, y crecer poco a poco”.

Adrián Crowley, hasta 2021

El presidente del C.D. Bidasoa, Gurutz Aginagalde, y el jugador Adrián Crowley, tras la renovación de este último hasta 2021.

El C.D. Bidasoa y el jugador del primer equipo Adrián Crowley (Irun, 1988) han llegado a un acuerdo para que el jugador continúe en el Bidasoa Irun hasta el 30 de junio de 2021.

El extremo izquierdo se formó en la cantera bidasotarra, club del que salió para poner rumbo a Pamplona el año 2006. Tras pasar unos meses en el BM Ciudad de Almería en la temporada 2008-2009, regresó a Portland San Antonio, donde jugó hasta 2012. Seis temporadas después de marcharse de Artaleku, Adrián Crowley volvió a Irun, donde acaba de completar su séptima año desde el regreso.

En esta temporada, marcada por las lesiones, ha disputado cuatro partidos en la Liga Asobal, ha marcado dos tantos y ha cumplido su partido número 200 en la competición. En la Copa del Rey, estuvo disponible a las órdenes de Jacobo Cuétara en los dos choques de la Tercera Eliminatoria, en los que marcó cuatro goles; y en la Copa Asobal que se disputó en Lleida, firmó dos goles en otros tantos encuentros.

“Muy contento”
Tras la renovación, Adrián Crowley se ha mostrado “muy contento de haber renovado y de que el club haya confiado en mí después de un año difícil en lo deportivo. Mi valoración es muy positiva después de muchos años defendiendo los colores del Bidasoa. Es un orgullo tremendo seguir cuando el equipo vuelve a Europa y lo hace segundo en la Liga Asobal”.

“Ha sido un año espectacular en lo deportivo y en lo personal en lo que a vestuario se refiere, se ha hecho una piña tremenda”, ha resumido el extremo izquierdo, que de cara al año que viene se ha marcado el objetivo de “mantenernos bien en Liga. Será difícil, porque habrá que compatibilizarlo con la competición europea, pero habrá que sacar fuerzas de donde sea para hacer una gran temporada”.

Un sábado festivo para decir adiós a la temporada

Rubén Fraile, durante la comparecencia de este mediodía en el aparcamiento de Artaleku.

El C.D. Bidasoa ha organizado una serie de actos para poner el broche final a esta histórica temporada con motivo del último partido de la Liga Asobal, previsto para este sábado a las 17.00 horas ante Liberbank Cuenca. A la ya conocida comida popular anunciada el lunes, se sumarán una zona de castillos hinchables junto al polideportivo Artaleku, una kalejira previa al choque y otra posterior, esta ya con los jugadores y cuerpo técnico del primer equipo.

Así, las iniciativas comenzarán por la mañana en el interior del pabellón, donde tendrá lugar la XXIII edición del Memorial Eduardo de la Puente. A partir del mediodía y en el aparcamiento del polideportivo, se instalará una carpa con una txosna. Los más pequeños de la casa tendrán oportunidad de disfrutar entre otras de los castillos hinchables o de un taller para pintarse la cara. A partir de las 13.30 horas, los aficionados que se hayan hecho con el ticket de la comida popular podrán disfrutar de la paella. Dos horas más tarde, partirá desde el bar Altzola con destino al polideportivo. El recorrido de la kalejira será plaza Urdanibia, calle San Marcial, calle Mayor y Artaleku.

El partido, en horario unificado, comenzará a las 17.00 horas y se recomienda entrar con tiempo a Artaleku, donde los asistentes se podrán hacer de manera gratuita con el póster de esta histórica temporada, que también servirá para formar un mosaico a la salida de los jugadores. Antes de que arranque el encuentro, se tributará un reconocimiento a las jugadoras del Zaisa Bidasoa Irun en las categorías cadete y juvenil, que han logrado ascender a la Liga Vasca por primera vez en la historia del club. Además, las cinco jugadoras de la Real Sociedad de Fútbol que proceden de la comarca del Bidasoa, Sandra Ramajo, Leire Baños, Mariasun Quiñones, Sara Olaizola y Erkuden Lasa, realizarán el saque de honor tras su flamante victoria en la final de la Copa de la Reina.

Después, la fiesta se trasladará de nuevo a la carpa, donde la plantilla firmará los pósters a los aficionados que así lo deseen. A las 19.45 horas, se llevará a cabo un pequeño acto de cierre de temporada, en el que se entregará el III Trofeo a la Regularidad Bar Mari, con el que se ha hecho el guardameta Xoán Ledo; y el I Trofeo Conecta Bidasoa al Máximo Goleador, que a falta de un partido encabeza Rodrigo Salinas con 104 tantos. En este acto también se sortearán los tres números agraciados con las tres camisetas de Thomas Tesoriere, Adrián Crowley y Esteban Salinas. Las rifas se venderán al precio de un euro durante todo el día. Acabado el acto, una nueva kalejira, ya con los jugadores, cuerpo técnico y afición, descenderá por la calle Mayor hasta la plaza de San Juan para poner fin a esta inolvidable temporada.

Una paellada antes del último partido

Plantilla y afición, en Logroño. Foto: Arrate

Esta gran temporada está a punto de concluir y la queremos acabar de la mejor manera posible. Con motivo del último partido de Liga Asobal del Bidasoa Irun, programado para el próximo sábado a las 17.00 horas en Artaleku ante Liberbank Cuenca, el club ha organizado entre diversas iniciativas una paellada popular en el aparcamiento de Artaleku.

La comida, con paella, postre y una bebida, se podrá conseguir entre las 13.30 horas y las 14.30 horas. Los tickets de comida salen a la venta a 13 euros y ya están disponibles en las oficinas del club, en horario de 10.00 horas a 12.30 horas y 16.00 horas a 18.30 horas.

A lo largo de la semana se ofrecerán nuevos detalles en torno al último partido de la temporada.

El triunfo de Logroño, en imágenes

«Es una felicidad completa»

El entrenador del Bidasoa Irun, Jacobo Cuétara, en Logroño. Foto: CD Bidasoa.

«Estoy que no sé qué decir. Continúa el sueño y cada vez es mejor». El entrenador del Bidasoa Irun, Jacobo Cuétara, ha dado por «conseguido» el reto del subcampeonato fijado en las últimas semanas y minutos después del triunfo en Logroño ha reconocido que «parece que más no se puede conseguir. Hemos sido segundos, subcampeones, después de tantos años, los puntos que estamos sacando, ganando en una cancha tan complicada como esta, hemos conseguido Europa a falta de tres jornadas, el subcampeonato y todavía nos va a sobrar una… Es una felicidad completa».

Casi todo el partido con desventaja en el marcador, el Bidasoa Irun ha tenido una papeleta muy complicada para solventar, como ha asegurado el propio Cuétara: «El partido ha sido difícil y complicado, un duelo estratégico que generaba dolor de cabeza en cada decisión que el entrenador rival nos ha obligado a tomar. Ha sido una lucha estratégica con el otro banquillo. Hemos mantenido la tranquilidad cuando más lo necesitábamos y sacar provecho cuando mejor estábamos. De partida nos hemos encontrado un nivelazo de Logroño en las acciones y en las finalizaciones, pero hemos mantenido la calma».

Mantener la calma era clave, según ha explicado el preparador amarillo: «Sabíamos que teníamos que intentar nuestro punto fuerte de mantener un nivel alto en todo el partido y esperar a que Logroño no pudiese dar ese nivel máximo. Esto, seguido de muchas pequeñas remontadas de volver a meternos en el partido cuando parecía que ellos se iban en el marcador y el aprovechar que hemos llegado más frescos al tramo final. En el plano defensivo ha aumentado exponencialmente e incluso hemos metido algún gol de contraataque. Un partido a estas alturas tan largo, de tantísimo nivel y a tanto tiempo lo hemos agradecido en los minutos finales».

«Antes del partido comentábamos que había una palabra que creo que nos define: confianza», ha fundamentado Cuétara parte del éxito. «Tenemos mucha confianza en lo individual, cada uno en sí mismo, pero eso es fácil encontrarlo. Tenemos mucha confianza en lo que hacemos, en la manera de jugar, en la filosofía, en lo que entrenamos… y eso nos hace muy potentes, porque sabemos lo que tenemos que hacer y nos encontramos muy a gusto. Sabemos que cuando jugamos a lo nuestro, somos muy competitivos. Eso ya es más difícil de encontrarlo. Pero es que encima tenemos muchísima confianza en el resto de las personas del equipo: en jugadores, en el cuerpo técnico, en el cuerpo médico, nosotros con ellos, ellos con nosotros… Hay ese grado de confianza personal y profesional más difícil de encontrar. Nos hace diferentes». Según ha resumido, el Bidasoa Irun cuenta con los «tres niveles de confianza a un altísimo nivel: nos permite mantener la tranquilidad porque confiamos en nosotros mismos, en el que tenemos al lado, en los del banquillo y en lo que hacemos».

Sobre lo sucedido en la propia cancha, Cuétara ha explicado que su conjunto «en ciertos momentos necesitaba desequilibrar en las acciones de uno contra uno, porque había espacios pero necesitábamos poder irnos. También dar descanso a ciertos jugadores. En eso, Leo Renaud y Paco Barthe han sido determinantes además en momentos muy importantes porque nos han permitido tener esa frescura y ese desequilibrio que estratégicamente nos daban muchas opciones Si no, nos podíamos haber quedado bloqueados. La importancia de contar con todos y que todos aporten».

Cuestionado por los periodistas por el jugador de Iparralde, Cuétara ha puesto en valor su aportación: «Y se lo he dicho a él: yo con Paco he sido injusto con lo que le he dado esta temporada en ataque por la importancia que tiene para mí en defensa, más en un tramo de la competición largo en el que Rudy Seri estuvo lesionado. Para mí es tan importante en defensa que estoy siendo injusto con él en ataque. Con la lesión de Jon Azkue ha tenido momentos mejores y peores, pero sería injusto valorarle con base solo en eso. Es un jugador que necesita de tiempo en ataque para dar el nivel que ha dado hoy».

«Hemos hecho feliz a mucha gente»
Los más de 300 integrantes de la afición bidasotarra que han viajado hasta el Palacio de los Deportes de Logroño también han merecido un reconocimiento de Jacobo Cuétara, que ha confesado que a lo largo de estos meses se ha emocionado en tres ocasiones: «Dos no las voy a decir, pero la otra fue en la Copa Asobal, no solo con la gente que fue allí, sino al ver a tantísima gente estar emocionada por nosotros, por lo que conseguíamos. Hemos hecho feliz a mucha gente y ellos a nosotros. Solo hay que ver que parecía que estábamos jugando en casa, todas esas dos gradas llenas de amarillo, ese apoyo y ver todo lo que nos transmiten día a día, por la calle y también en los partidos. Toda esa gente que tiene ganas de Bidasoa y ganas de disfrutar de nuestro juego».

1 2 3 4 46