«Orgullosos del cambio»

El entrenador del Bidasoa Irun, Jacobo Cuétara, ha valorado el cambio que el equipo ha ofrecido a la vuelta del descanso tras una primera parte que le ha dejado “muy descontento”: “Es para estar orgullosos de ese cambio. Al final hemos perdido de uno contra Abanca Ademar de León, que puede suceder en cualquier partido. Si hubiese sido un partido igualado desde el principio, quizá lo valoraríamos de otra manera. Nos vamos con la parte negativa, pero también hay que valorar la positiva: la segunda parte del equipo es con nivel incluso con bajas y ante todo un Ademar”.

El análisis pospatido de Cuétara no ha pasado por alto las “dos partes muy diferenciadas” que ha tenido el encuentro: “Una primera en la que no estuvimos en partido desde el minuto 1, pero no solo en defensa, sino también en ataque con pérdidas que han propiciado contraataques de ellos. Iba cambiando, pero no reaccionábamos, me iba quedando sin gente. Después, justo lo contrario. Parecía que ambos equipos habíamos cambiado las funciones. Han sido 22 goles en contra en la primera parte, pero tampoco recuerdo solo 7 en contra con un Ademar. Nos quedamos con que tuvimos ciertos momentos que pudieron ser claves, cuando estábamos para empatar y ponernos delante, pero estoy contento con el cambio de imagen y la segunda parte, y muy descontento con la primera”.

Preguntado por los periodistas por el cambio tras el paso por vestuarios, el entrenador irundarra ha entendido que “era un tema de meternos en el partido y de que cada uno estuviera metido, porque no es un tema de el de al lado, sino de cada uno. Subimos el nivel de concentración, no solo la intensidad, empezamos a jugar a lo nuestro y ha cambiado por completo el partido, porque hemos mejorado en todas las fases del partido, un cómputo general: a poco que ha mejorado cada uno ha mejorado mucho el equipo”.

Pese a las bajas de Jon Azkue y Dan Racotea, Cuétara ha visto mayor problema que durante la primera mitad “nos hemos ido quedando sin gente”. En la segunda parte, tras ese cambio ya citado, “teníamos gente para competir y sacar diferencia al Ademar. Es evidente que Jon y Dan son dos bajas de dos jugadores que pueden ser titulares más Tesoriere, con la tarjeta roja, pero no es excusa teniendo el grandísimo nivel que hemos dado en la segunda parte”.

Pese a las grandes rentas de ambas partes, Cuétara ha recordado que aunque quizá no sean a diario, “parciales así existen en el juego. En el histórico solo recogemos los que nos han hecho, pero no los que hemos hecho o los que pasan en otros partidos. Lo hemos visto hasta en Final Four. Aquí en 30 minutos si un equipo es superior a otro, se generan muchas diferencias. Ademar lo fue en la primera y nosotros, en la segunda. Al final se ha decidido en pequeños detalles, índice de acierto final, incluso en la última acción hemos llegado con poder empatar y quedarnos tan contentos”.

Cuestionado por el papel del joven Gorka Nieto, Cuétara ha reconocido que era “un partido muy difícil para él, nosotros le hemos dado la confianza, pero no como regalo, sino porque se va ganando ese hueco al ir superando las expectativas y los ritmos que teníamos planteados. Es capaz de rendir en un partido tan difícil y en una primera parte tan difícil para el equipo. Él estaba ahí, dando el do de pecho, hay que tener tranquilidad con él. Se lo ha ganado y darle la enhorabuena, porque ha sido un dato de la primera parte muy positivo”.

El entrenador confiesa que la sensación inicial que puede quedar sea la “negativa, pero también hay que valorar la positiva: la segunda parte del equipo es con nivel incluso con bajas y ante todo un Abanca Ademar León. Que esto nos ayude para el siguiente partido”.