Meritorio empate del Bidasoa en Huesca (22-22)

-22-Bada Huesca: Lite (13p), Pérez, Teixeira (6 goles), Cruz (1), Marcelo (2), Carmona (7), Carró (1) -siete inicial-, Arguillas, Abadía, Val (1), García, Ciric (1), Miri, Malo, Zungiri (1) y Bonnano (2).

-22-Bidasoa-Irun: Ledo (11p), Crowley (4), Nonó (7), Azkue (2), Beltza, Cavero, Popovic (1), -siete inicial-, Zubiria, Aldaba, Kauldi (1), Serrano, Renaud, Salinas (4), Redondo y Lancina (3).

Incidencias: Pabellón Municipal de Huesca. 1.200 espectadores.

Marcador cada 5 minutos: 2-1, 2-4, 5-8, 8-8, 9-9, 11-11 (descanso); 14-13, 16-16, 18-18, 19-18, 20-20 y 22-22.

Árbitros: Sánchez Bordetas y Escoda Pérez. Excluyeron por los locales a Carró y por los visitantes a Crowley, Popovic y Redondo.

Jacobo Cuétara intuía en la previa del jueves un partido igualado, de pocos goles, y en el que las defensas iban a primer por encima de los ataques. Dicho y hecho. Oscenses e irundarras depararon un duelo igualado que no se resolvió hasta los últimos segundos. Un tanto transformado por Adrián Crowley desde los siete metros daba al Bidasoa el primer punto de la segunda vuelta en una pista complicada.

Con la baja de Jon Vázquez y la vuelta al equipo de Jon Azkue, los bidasotarras saltaban a Pebellón Municipal de Huesca más entonados que su rival. Las primeras ventajas correspondieron a los amarillos que alcanzaron los tres goles de renta (5-8) con un tanto de Popovic cuando se alcanzaba el ecuador del partido. El tanto del balcánico obligaba al técnico local José Nolasco a detener el encuentro y su equipo reaccionaba. Del 5-8 se pasó al 10-9 (min 26) y el choque llegó al descanso con tablas (11-11).

Los segundos treinta minutos fueron un toma y daca constante en el que ninguno de los dos equipos consiguió rentas superiores al gol. En el intercambio de golpes llegaron los minutos decisivos. A falta de cinco para el final el Bidasoa lograba ponerse por delante con un tanto de Nonó (20-21) pero el Bada remontaba para ponerse 22-21. El margen de maniobra se reducía para el Bidasoa con tan sólo cuarenta segundos por disputarse. En el último ataque Salinas forzaba un penalti que iba a dar al Bidasoa la posibilidad de rescatar un punto. Crowley no fallaba y el Bidasoa comenzaba la segunda vuelta de forma positiva.