«Los jugadores han venido muy bien»

El entrenador del Bidasoa Irun, Jacobo Cuétara, durante una comparecencia.

Los jugadores del Bidasoa Irun han regresado del verano «muy bien», según ha reconocido el entrenador, Jacobo Cuétara, transcurrida una semana de la pretemporada y a las puertas del primer amistoso este viernes en Hondarribia (19.00 horas) ante el Chartres Métropole. «Un porcentaje elevado del éxito de una pretemporada es cómo llegan los jugadores el primer día», ha explicado Cuétara, ante unas semanas de preparación en las que el objetivo es «volver a adquirir ese nivel de compenetración que teníamos a final de temporada. Eso nos dará rápido el ser competitivos».

«Hemos ido mejorando muchísimo el cuidado del cuerpo y el profesionalismo con el paso de las temporadas. Los jugadores tenían uno o dos planes de verano, con sus objetivos, y la verdad es que han venido muy bien», ha reconocido el entrenador, para quien «el periodo de descanso es un periodo en el que hay que seguir trabajando e incluso se pueden mejorar ciertas características. Por ahí hemos tirado y se nota que llegan en muy buen momento, lo que nos permite entrenar con más calidad, más volumen y más intensidad, y evitar ciertas sobrecargas porque llegan en buen momento».

Tras una sesión de entrenamiento con Chartres Métropole este jueves en Artaleku a puerta cerrada, a partir del viernes comenzará el primero de los seis amistosos, «partidos de preparación, son entrenamientos muy buenos». Cuétara ha explicado que estos choques de las próximas semanas «están muy bien situados. Muchas veces no se puede porque son compromisos de días y demás, pero esta pretemporada están muy bien colocados, porque nos permite tener un volumen de partidos controlado e interesante, con distintos niveles, y tener las semanas bastante liberadas de partidos para poder entrenar con volumen, porque otra circunstancia que se va a dar es que cuando empecemos la Champions tendremos menos posibilidades de entrenar. La pretemporada nos tiene que servir para tener ese volumen de entrenamientos que luego no vamos a poder tener».

En otras palabras, para estar listos para abordar un año en el que «la base del rendimiento será tener un mismo grupo, con un grado de compenetración muy elevado, un nivel de confianza en nosotros también muy elevado y ese puede ser un punto diferencial respecto a otros equipo». «Más teniendo en cuenta de que estamos ante un grupo de jugadores que tienen margen de mejora a nivel individual y a nivel colectivo», ha explicado el técnico bidasotarra, que ha añadido que «muchas veces mantener el grupo está bien, pero está bien también ir mejorando, porque si no, te vas a estancar. Tendrás más compenetración a corto plazo, pero a largo plazo será peor. Creo que podemos unir ambas cosas: tenemos margen de mejora y tenemos un grado de compenetración que ya se está notando en este comienzo. La lección está bien estudiada y notamos que partimos de un nivel bastante elevado en esta pretemporada».

Cuétara ha puesto en valor que todos los jugadores de la pasada temporada menos Iñigo Aldaba, que no continúa por cuestiones académicas, sigan esta nueva temporada: «Tiene mucho mérito el haber mantenido el grupo. Hablamos del equipo que ha sido subcampeón, finalista de la Copa Asobal, con jugadores que van a jugar Champions, y eso es muy goloso para otros equipos. Hemos podido mantener el bloque entre otras cosas por las ganas de todos los jugadores de querer seguir con nosotros. Eso es muy bueno para el club».

«Los jugadores aumentan su cotización respecto a los equipos que quieren ficharlos. Es verdad que nosotros también cada vez somos más atractivos, no solo para los de fuera, sino también para los que están con nosotros», ha desarrollado Cuétara, que ha reconocido que «cada vez hay más competencia porque quieren venir cada vez más jugadores, pero el que está dentro sabe que si deja su sitio lo puede ocupar cualquiera en cualquier momento. También hay un punto de justicia de que los que hemos conseguido clasificarnos para jugar la Champions la  vamos a disfrutar de poder participar en ella, con la ambición de ser siempre lo más competitivos posibles pero también con la parte de recoger el premio también los que lo hemos conseguido».

«El reto planteado era si conseguimos estar con los equipos que luchan por Europa, mantenerlo», ha fijado el técnico amarillo, que ha reconocido que dicho reto «lo hemos dificultado más todavía porque tenemos que mantenerlo jugando Champions. Ese es el reto, que el Bidasoa Irun se plante arriba de manera regular, no que una temporada salga muy bien, sino que sea algo habitual pero con la complejidad de jugar de manera paralela una competición tan exigente como es la Champions».

A preguntas de los periodistas de si espera alguna incorporación a lo largo de agosto o septiembre, Cuétara ha explicado que el club continúa con la plantilla abierta: «Cuanto más larga, siempre y cuando tenga calidad, disminuye la probabilidad de pasar problemas por lesiones, desgastes, competir peor… Cuantos más jugadores y con calidad, que es donde está lo complicado. Hemos mejorado tanto que no es tan fácil entrar en el equipo, y además, hay mercados en los que de momento no somos competitivos, como el europeo, en el que en cierto nivel de jugadores no podemos competir contra otros equipos que pagan dos o tres veces más».

«Con uno más en la plantilla, iríamos suficientemente preparados», ha añadido Cuétara, que ha mostrado confianza en el colectivo: «El año pasado tuvimos momentos en el que nos faltaban todos los zurdos, en el que nos faltaban tres o cuatro jugadores titulares y llegamos a la final de la Copa Asobal…». Fue una temporada en la que «en ningún momento contamos con toda la plantilla y el equipo consiguió superar esos problemas y ser competitivo independientemente de quién estuviera en el campo porque lo habíamos entrenado y por la confianza de unos y otros. Eso lo podemos mantener y con un reto superior, ante el que estaremos preparados ya que llevamos más tiempo entrenando juntos».

Trabajar el futuro
Con la vista puesta en el futuro, Cuétara también ha tenido palabras para los nuevos valores que se han incorporado a la pretemporada, tanto procedentes del propio club como de otros de Gipuzkoa, Bizkaia y Araba: «Es muy motivante. Están viniendo a trabajar con nosotros jugadores con mayor proyección en Euskadi y tenemos que seguir creciendo. Algunos que están de manera permanente y algunos que son de aquí, más otros que en colaboración con sus clubes vienen a hacer la pretemporada y en el futuro vendrán varias sesiones para ayudar a pulirles mientras siguen jugando con sus clubes, con la idea entre todos de que esos jugadores progresen y en el futuro sean jugadores del primer equipo. Me encanta trabajar con jugadores jóvenes y ahí tenemos otro reto de cara al futuro».