Los hermanos Salinas velan armas ante el comienzo del Mundial

El lateral y el pivote, los dos internacionales del Bidasoa que disputarán la cita mundialista

Budapest ha sido la ciudad elegida por la selección chilena de balonmano para preparar su quinta participación consecutiva en un Mundial. Tras la derrota ante Hungría (24-31) y las victorias ante Finlandia (27-25 y 29-22) en los partidos de preparación, los de Mateo Garralda ya tienen la vista puesta en el debut ante la anfitriona Dinamarca este jueves (20.15Cophenagen, Royal Arena). 

 Allí estarán con el 17 y el 11 a la espalda dos bidasotarras, Rodrigo y Esteban. Tras una concentración “exigente”, el pivote reconoce que “el día a día está siendo duro, con dobles sesiones”, pero la ilusión de disputar un Mundial lo puede todo. Mejorar la vigésimo primera posición del último, entre los objetivos. “Sabemos que tenemos un grupo difícil, pero hay que intentarlo. Esperamos ganar a Arabia Saudí y dar la sorpresa contra Austria o Túnez. Sabemos del potencial que tienen Dinamarca y Noruega, equipos que están en otra escala.”

Los hermanos Salinas tras el bronce conseguido en el último Panamericano que supuso el billete al Mundial.

Será la quinta presencia consecutiva de La Roja tras las citas de Suecia, España, Qatar, Francia y el presente en Dinamarca y Alemania. Esteban se perdió el primer campeonato pero su hermano Rodrigo ha hecho pleno. El mayor de los Salinas explica que “para Chile y los jugadores jugar cinco mundiales consecutivos es un gran premio porque sabemos la dificultad que tiene clasificarse año tras año. El balonmano está creciendo en nuestro país. Hemos mantenido una línea constante de progresión en los últimos años, cada vez hay más ayudas para el balonmano nacional, y nos hemos ganado el reconocimiento internacional. Ya no juegan contra Chile por jugar, saben que tienen que trabajar duro para ganarnos”. 

Un navarro estará al frente de la selección chilena. “Desde el principio nos ha pedido que no perdamos nuestra esencia”, apunta Rodrigo en relación a Mateo Garralda. “Que seamos luchadores, guerreros, y que no demos un balón por perdido independientemente del resultado. También nos pide mucha disciplina táctica, sobre todo a los más jóvenes para formarlos. A él le gustaría ver dentro de la pista a un equipo con mucha garra, que le intente jugar de tú a tú a cualquier rival siendo sólido y cometiendo el menor número de errores no forzados. Si conseguimos eso creo que nos da para pelearle a muchas selecciones”. 

Con el Bidasoa presente

La recta final del 2018 no fue la ideal para el lateral bidasotarra. “Tuve una rotura bastante importante de doce centímetros. Trabajando con el cuerpo médico del Bidasoa en navidades pude recuperarme bastante bien, aunque ando con cuidado estos días controlando la carga de entrenamientos y partidos. Creo que para el Mundial llegaré en buena forma”.

Rodrigo no pudo estar presente en la Copa Asobal de Lleida por lesión. Perdérsela le dio “mucha pena porque era un premio muy lindo para un grupo de personas que lo dimos todo durante una primera vuelta increíble. Iba a ser mi segunda participación, y encima con mi hermano, pero son cosas del deporte. Lamentablemente no pude estar en la pista, pero los animé a cada minuto desde la pantalla”.

La buena temporada del Bidasoa no ha pasado desapercibida para sus compañeros de selección. Esteban Salinas cuenta que “nos felicitaron a los dos y nos dieron la enhorabuena por lo que estamos haciendo. Amigos y cuerpo técnico nos dijeron que sigamos así, que tenemos un equipo sólido y que pinta bien, aunque también nos advierten de los difícil que va a ser mantenerlo. Ahora estamos centrados en el Mundial y cuando acabe cambiaremos el chip y volveremos a pensar en el Bidasoa”.

Los dos coinciden en señalar sus deseos para el recién comenzado 2019. “Empezamos pidiendo hacer un buen Mundial con la selección y que las lesiones nos respeten aquí y en Irun. Con el Bidasoa que la segunda vuelta sea exactamente igual o mejor que la primera, y que sigamos igual de unidos como grupo. También tenemos el sueño de clasificarnos y acudir juntos a los Juegos Olímpicos”.