Galdutako beste aukera bat (31-28)

Amenabar ZKE 31: Roteta (5 paradas), Ondarra (6 goles), Lertxundi (4), Iraeta (7), Balentziaga (6), Sasiain (1), Agirrezabalaga (4) –siete inicial-, Labairu (4 paradas), Atorrasagasti, Josu, Garate, Bujanda (3), Agirregomezkorta, Etxaniz y Beristain.

Bidasoa-Irun 28: Zubiria (12 paradas), Crowley (3 goles), Revin (1), Zildzic (4), Muiña (6), Cavero (1), Trkulja (2) –siete inicial- Dejanovic (2 paradas), Vázquez, Iriarte (3), Fuentes y Azkue (8).

Marcador cada 5 minutos: 3-1, 6-2, 8-2, 10-3, 11-6, 11-9 (descanso); 16-13, 18-15, 21-21, 24-22, 26-25 y 31-28 (final).

Incidencias: Partido correspondiente a la octava jornada de la División de Honor Plata disputado en el Aritzbatalde de Zarautz ante cerca de 1000 espectadores.

Árbitros: Álvarez Menéndez y Friera Cavada

El Bidasoa-Irun acudió ayer a casa del vecino en busca de la primera victoria a domicilio esta temporada, pero la realidad fue otra desde el comienzo del choque. Los de Fernando Bolea se vieron superados con claridad en el inicio del encuentro disputado en el Aritzbatalde de Zarautz. El 10-3 que reflejaba el marcador en el 20, lo dice todo.

Los siguientes 10 minutos fueron los de la esperanza para el Bidasoa, que con un parcial de 1-6 dejaba el electrónico en 11-9 antes de enfilar vestuarios. Los irundarras habían salvado los muebles y se metían de nuevo en el partido.

En la segunda mitad los amarillos tuvieron opciones reales de dar la vuelta al marcador, pero la sensación fue siempre la de ir un paso por detrás de los zarauztarras. Los empates a 21 y a 25, a falta de cinco minutos para el final, hablan de esas posibilidades de victoria, pero los de Bolea volvieron a estar desafortunados en los momentos decisivos.

El próximo sábado, el Bidasoa recibirá al Antequera en Artaleku a partir de las 19.00 horas de la tarde.