«Es para estar contentísimos»

Jacobo Cuétara.

El entrenador del Bidasoa Irun, Jacobo Cuétara, se ha mostrado tras el choque ante Quabit Guadalajara «muy contento del punto conseguido que nos coloca con serias opciones de conseguir la clasificación matemática para competición europea en esta jornada». El técnico bidasotarra ha reconocido que, además de la dificultad que ha supuesto el rival, «Cierto nerviosismo también por lo que nos jugamos, que es conseguir un sueño, y eso también en ciertos momentos puede pesar. Quitando el partido contra el Barça Lassa seguimos invictos en la segunda vuelta, seguimos sumando muchos puntos, seguimos segundos… Es para estar contentísimos».

«Ya habíamos comentado que en el partido de la primera vuelta nos había roto el trabajo defensivo, hoy tampoco hemos estado cómodos con su ataque… Sabíamos de la dificultad de Quabit Guadalajara si desplegaba su balonmano», ha reconocido Cuétara, que ha visto al equipo alcarreño «cómodo y a su máximo nivel. Sabíamos de la dificultad. Nosotros no hemos estado a nuestro máximo nivel, pero lo importante era haber sacado este punto, que era lo que necesitábamos».

Según ha explicado, «era importantísimo amarrar el punto y así hemos jugado la última opción. Si había opción de conseguir los dos, que hubo… pero lo importante era conseguir el punto con el que, en función del partido del miércoles, podemos conseguir el registro histórico de clasificarnos para Europa a falta de tres jornadas para acabar la Liga Asobal».

Un escenario de la posible validez de un único punto que el técnico amarillo ha trasladado a la plantilla poco antes de acabar el choque: «Yo lo sabía, lógicamente, y se lo he comunicado al equipo en el último minuto». Con este punto, el Bidasoa Irun ha alcanzado los 39 puntos, y de los rivales por los puestos europeos vía Liga Asobal, solo Fraikin BM. Granollers puede alcanzar a los guipuzcoanos en el caso de que logre la victoria en el partido atrasado de la 27ª jornada que disputará este miércoles en el Palau Blaugrana.

Cavero, satisfecho
Por su parte, el extremo bidasotarra Iñaki Cavero también ha reconocido que esperaba «un partido muy complicado y que Guadalajara era un rival muy fuerte. Hemos sido constantes en los 60 minutos, y aunque hemos tenido algún bajón, hemos estado concentrados en tener el juego calmado y poder sacar un punto. Sabemos que dos puntos eran mucho mejores, pero podíamos haberlo perdido».