El Bidasoa visita Pamplona este miércoles (18.30)

Con el cambio en el estado de ánimo que han supuesto los dos puntos del sábado ante el Quabit Guadalajara, el Bidasoa-Irun afronta la jornada intersemanal con el objetivo de seguir mostrando el mismo nivel. Si lo hace, estará más cerca de sumar ante un rival que, igual que la semana pasada, se encuentra en los puestos nobles de la clasificación. Los de Jacobo Cuétara visitan este miércoles en La Catedral de Pamplona al Helvetia Anaitasuna (18.30).

El técnico riosellano comparecía esta mañana en la previa “más tranquilo por haber conseguido dos puntos que te dan un poco más de margen en este tramo final, sabiendo el mérito que tiene haberle ganado a Guadalajara. Los equipos que están un poco por encima nuestro en la clasificación lo están por el buen rendimiento en casa y nosotros tenemos que lograr ser fuertes en Artaleku para conseguir ser regulares”.

Preguntado por la opciones de sumar en una pista difícil, el entrenador respondía que “si fuimos a Granollers y estuvimos a un segundo de empatar, también podemos ir a Pamplona y competir. También hay que decir que fuimos a Cuenca y nos ganaron por diferencia, podemos ir a Pamplona y que pase lo mismo. Nosotros tenemos que pensar en hacer el mejor balonmano posible para ver si llegamos al final con opciones y podemos traer algo para casa”.

Cuétara también era cuestionado por la falta regularidad. “Somos imprevisibles y eso es lo que más nos preocupa, la falta de regularidad. No hemos sido competitivos en Zamora, Cuenca y Puente Genil en liga, pero a los demás equipos también les pasa. Lo que más nos inquieta es que no damos el nivel de los entrenamientos en algunos partidos”.

Sobre las claves del encuentro opinaba que “siempre decimos lo mismo. El punto de partida es dar nuestro nivel. Una de las claves puede ser frenar su contraataque. Para eso hay que estar atentos en el repliegue, seleccionar bien los ataques, los lanzamientos… Al final los equipos que juegan Europa siempre tienen ese punto de ritmo que nos falta en la liga española”.

Jacobo analizaba al Helvetia Anaitasuna como “un equipo preparado para luchar en EHF, pasar la fase de grupos. Son palabras mayores. Se ha estabilizado en puestos europeos con una plantilla que juega de memoria sumado a la calidad individual de algunos jugadores que son determinantes”.