Derrota en Artaleku (Bidasoa-Irun 26-30 Helvetia Anaitasuna)

26 – Bidasoa-Irun (10+16): Rangel (4paradas, 1 gol), Cavero (6, 4 p.), Crowley (2, 1 p.), Beltza, Renaud (1), Popovic (2), Redondo -siete inicial-, Zubiria (6 paradas), Vázquez, Aldaba, Kauldi (4), Serrano (2), Salinas, Azkue (3, 1 p.), Lancina (4) y Mancisidor (1).

30 – Helvetia Anaitasuna – (12+18): Hernández  (16 paradas), Gastón, Gonçalo (3), Chocarro (8, 4 p.), Ugarte (5), Guimaraes (6), Nantes (2) -siete inicial-, Nordlander (1 parada), Bazán, Martínez (1), Etxeberia (3), Adarraga, Ceretta, Goñi (2) y Elustondo.

Marcador cada cinco minutos: 1-1, 2-4, 3-6, 5-8, 8-11, 10-12 (descanso); 12-16, 14-17, 15-20, 18-25, 22-28 y 26-30 (final)

Árbitros: Rodríguez Estevez y Rosendo López. Excluyeron a los locales Serrano (dos veces), Beltza y Kauldi y a los visitantes Martínez (dos veces), Gonçalo (dos veces), Bazán y Chocarro.

Incidencias: Polideportivo Artaleku. 28ª Jornada Liga Loterías Asobal.

Rangel presenciando el ataque de sus compañeros. Foto: Arrate Morales

Los puntos volaron en la tarde del sábado en dirección a Pamplona. Lastrados en la primera línea, los de Cuétara consiguieron la primera ventaja del encuentro, pero fueron los navarros, con un parcial de 0-3 (1-3, min 5), los que cogieron la iniciativa y no la soltaron hasta el final del choque. Los bidasotarras provocaron varias superioridades en pista, pero no fueron capaces de aprovecharlas ante el equipo de Juanto, en el que destacó Hernández con media docena de buenas paradas y Chocarro en la faceta anotadora en los primeros compases.

Las sensaciones no estaban siendo del todo buenas, pero el Bidasoa aprovechó dos ataques sin portero del Helvetia para equilibrar las cosas. Primero Rangel, y después Popovic, desde su propio campo, pusieron el 6-8 en el electrónico cuando se cumplía el veinte. El Bidasoa celebró sus mejores minutos del choque reduciendo la renta visitante a la mínima con un tanto de Lancina (10-11, min 27), pero el último tanto de la primera parte fue para Anaitasuna (10-12). Poco antes, Kauldi había tenido el balón del empate.

Tras el descanso, el Bidasoa se mantuvo vivo en el choque hasta 14-17 (min 37). Los seis minutos largos sin batir la portería de Sergey Hernández se tradujeron en un 15-20 (min 44) que empezó a poner el encuentro muy favorable al rival. La renta de los de Pamplona llegó hasta los diez (18-28, min 51), pero los de Jacobo Cuétara no bajaron los brazos y siguieron luchando hasta el último segundo. Al final, 26-30.