«Demasiados errores no forzados»

El entrenador del Bidasoa Irun, lamentó «la cantidad de errores no forzados» que su equipo cometió durante el derbi de Pamplona ante Helvetia Anaitasuna. «Salvando el pundonor y el creer, es difícil rescatar cosas de nuestro partido», señaló Cuétara, que no obstante reconoció que «un punto fuera de casa siepre es bueno».

«Helvetia Anaitasuna ha hecho un buen partido, quizá se le haya hecho largo, pero ha dado un muy buen nivel», expresó Cuétara, que añadió que tal circunstancia «no nos tenía que sorprender, porque lo hemos estudiado y sabían lo que podían hacer». En palabras del entrenador, el de Pamplona fue «el partido con más fallos desde que soy el entrenador del Bidasoa Irun. Ya no es un tema defensivo, de que nos hayan metido muchos goles, muchos de contraataques propiciados también por errores ofensivos. Si el partido tiene que ir a 35 goles, vamos a 35 goles, da igual. El tema es la cantidad de errores no forzados cometidos. Ha sido de récord. Es muy complicado».

Cuétara reconoció que, tras los 17 goles encajados en la primera parte y los 11 de la segunda, «en la segunda parte hemos defendido bien, pero nos costaba, porque cuando teníamos la opción, la perdíamos o la regalábamos. Ha sido una ventaja muy, muy grande que hemos dado a un gran rival como lo ha sido Helvetia Anaitasuna».

«El tema son los 20 errores absurdos que hemos cometido», incidió antes de señalar que su rival «puede meter tres o cuatro goles más, que si tenemos que ganar 30-31, no pasa nada, no vamos a estar siempre con 11 goles encajados en cada parte, pero no se pueden cometer tantos errores no forzados».

El entrenador bidasotarra sí consideró el de Pamplona como «un caso puntual. Somos humanos y podemos jugar partidos así. En un partido tan malo hemos sacado un punto fuera de casa, que siempre es bueno. No es por las circunstancias del partido, que… No. Sacar un punto fuera de casa, seguir invictos fuera de casa, seguir invictos en Liga quitando el partido contra el Barça es muy positivo. Estoy contento con el punto, pero disgustado por la gran cantidad de errores que hemos cometido».