«Contento con los 60 minutos»

El entrenador del Bidasoa Irun, Jacobo Cuétara, se mostró «muy orgulloso del trabajo y del esfuerzo» que sus jugadores realizaron en la derrota contra el Barça, no solo en la primera parte, sino en los 60 minutos. «Hemos tenido opciones del partido estando dentro del margen válido para apretar e intentarlo», reconoció Cuétara, que se declaró «contento de vernos jugando de tú a tú contra el Barcelona».

«Hemos sido competitivos con 16 jugadores, participando, rotando y manteniéndonos frescos», explicó el técnico bidasotarra, quien dio más valor a este extremo contra un rival como el Barça: «Es muy complicado, porque para ciertos jugadores contra el Barça se hace muy complicado y tienes que tirar de otros jugadores. Nosotros, sin embargo, hemos hecho rotaciones muy similares a las que hicimos en León para optar a ganar. Hemos tenido muy buen nivel defensivo, con intervención de Matheus, y tener tres defensores centrales de este nivel da gusto. Vamos a tener muchísimos partidos y mantener el nivel rotando va a ser muy importante».

Pese a las desventajas, el equipo guipuzcoano siguió por su camino: «Hemos seguido centrados el lo nuestro y en muchos partidos va a dar réditos. Ya lo dio en León, que nos hicieron un parcial muy grande, pero seguimos centrados en lo nuestro en el partido con la confianza en lo que hacemos. Eso es muy importante».

«Habíamos hablado de que teníamos de margen hasta los cuatro goles perdiendo en los últimos diez minutos para poder meternos y estuvimos ahí», valoró Cuétara, quien dijo estar «contento porque seguimos el guin marcado, y quitando cuando nos salimos de él, hemos podido incluso ganar parciales al Barça». Sí valoró «ciertas preciipitaciones» que dieron cierto aire al equipo catalán, como las pérdidas de balón: «El problema de la pérdida no es que tú no metas gol, sino que les das uno rápido y fácil de contraataque. Contra nuestra defensa vamos manteniendo, peo si les das rápido de contraataque es donde se abre el margen. Yo estoy contento con los 60 minutos, no solo la primera parte. Hemos estado ahí»,

Cuétara también tuvo agradecimiento para las 1.600 personas que llenaron Artaleku: «Ya en el calentamiento lo estábamos comentando, que el pabellón se iba a llenar. Primer partido, contra el Barça… Esa relación que establecemos, que ellos nos ayudan a crecernos, a competir mejor y nosotros les brindamos un partido jugando de tú a tú contra el Barça».

«Antes la gente venía a ver al Barça; ahora viene a ver a su equipo, el Bidasoa Irun, cómo compite con el Barça, jugándole de tú a tú», explicó el técnico del Bidasoa Irun, quien consideró «un orgullo tener una afición así y entiendo que para ellos es un orgullo que compite a este nivel y que lo da todo contra un Barça, nada más ni nada menos».

Cuestionado si, como parte de la afición, vio en algún momento posible lograr los dos puntos, Cuétara reconoció que su equipo se movía «dentro del guion marcado, y cuando nos pusimos a tres goles, estábamos con opciones. Luego tienen que coincidir muchas cosas, sobre todo, índices de acierto, pero estábamos en el guion marcado en los últimos diez minutos. Sabía que si salían bien las cosas, se podía. Estuvimos cerca».

«Crecemos como equipo»
Junto a Cuétara compareció Thomas Tesoriere, quien confesó tener «ganas de ganar al Barça», lo que, tras no lograr, le dejó «un poco decepcionado». Una de las muchas noticias positivas que dejó el encuentro fue el debut de Matheus da Silva, a quien Tesoriere agradeció su papel: «Creo que ha hecho un buen partido, con una intensidad importante para empezar, porque no jugó en León y ha entrenado poco. Creo que ha hecho el sistema de juego bien, que no es fácil, y tiene 21 años. Tiene potencia y es un buen chaval, como se dice aquí. Ha hecho todo bien, crecemos como equipo y Paco (Barthe) y yo contamos con él. Es una buena rotación para el futuro, para aguantar más la temporada».

Con la vista puesta en el sábado, el pivote defensivo galo reconoció que tenía ganas de batir al Barça, aunque ya tiene ganas de jugar en Presov, m»i primer partido en Europa. En el equipo creo que solo Adrián (Crowley) ha jugado en la Champions y tengo ganas de jugar para ver el nivel. He hablado un poco con jugadores del Barça y me han dicho que estamos al nivel, pero tenemos que demostrarlo el sábado. Jugar a los tres días es lo más duro, pero me preparé para eso».