“Con muchas ganas de balonmano”

El entrenador del Bidasoa Irun, Jacobo Cuétara, ha comparecido este jueves en Artaleku antes de la primera sesión de la primera plantilla bidasotarra tras cuatro meses de parón provocado por la pandemia. “Estamos con muchas ganas de balonmano y de volver a los entrenamientos”, ha reconocido el técnico, que ha explicado que el periodo de preparación tendrá dos fases, una primera en julio, de adaptación, y una más al uso ya en agosto.

El equipo ha regresado a la pista antes que otras pretemporadas: “Ese extra de semanas respecto a otras pretemporadas en las que empezábamos a primeros de agosto es para ir avanzando de manera progresiva y adaptándonos a las cargas. Nadie tiene experiencia en una pretemporada posconfinamiento y hay que tener mucho cuidado. En otros deportes hemos visto tanto en España como en el extranjero que ha habido muchas lesiones en el arranque, así que vamos a dedicar julio a entrenar solo por las mañanas, avanzar de manera progresiva, que nos dé sensación de verano porque la temporada será larguísima y no podemos hacerla más larga”.

Tras esta primera fase en la que se pretende “equilibrar actividad y descanso”, en la segunda fase, en agosto, comenzarán las “sesiones de mañana y tarde, más carga de volumen e intensidad de cara al comienzo, que no sabemos si será el 2 de septiembre o el fin de semana anterior si jugamos la ronda 1 de la competición europea. Hablamos de 4-5 días de desfase y estamos terminando de preparar los amistosos, que quedará todo bien planificado para el comienzo de la competición”.

Cuétara avanza que, por lo observado en los test de los reconocimientos médicos, está “contento de que, tras un periodo de inactividad tan largo, lleguen un poco peor que cuando tenían solo dos meses, porque en cuanto a porcentajes de grasas etcétera han llegado muy bien. Ese es un buen indicador”.

El objetivo es poder lograr para agosto “esa normalidad para asumir las cargas de entrenamiento. En balonmano hay situaciones muy duras en cuanto a cargas físicas, como contactos, saltos, cambios de dirección, lanzamientos… Llevamos mucho tiempo sin hacerlos y estamos oxidados. Se ha trabajado muy bien pero esas acciones no las puedes repetir cuando trabajas de manera individual. Tenemos que tener precaución y espero que en agosto podamos estar en una situación normal de trabajo.

Por de pronto, la plantilla debe adaptarse a la nueva realidad ante el virus. “Hay protocolos de entrada y salida, protocolos de vestuario, protocolos nuestros de control de temperatura, test de coronavirus en los reconocimientos médicos, higiene de manos en los entrenamientos, cada uno con su agua, su peto… todo individualizado”, ha detallado Cuétara, que ha recordado que el club cuenta con “muchos protocolos tanto en la instalación, como en el entrenamiento como fuera. A medida que pase el tiempo los iremos automatizando y nos podremos centrar más en el juego y en el entrenamiento. También somos un espejo en el que se fija mucha gente y tenemos que ser responsables con los protocolos, por nosotros mismos y por nuestros compañeros”.

Sobre la plantilla, Cuétara explica que la plantilla suma “jugadores de proyección, que es la base de la filosofía de fichajes, con jugadores con más experiencia y calidad, porque la experiencia está muy bien cuando son buenos. Creo que equilibramos muy bien. Seguimos con esa seña de identidad de varios jugadores por puesto, una plantilla amplia, veremos si es suficientemente amplia para afrontar los 1.001 partidos que tendremos esta temporada, pero es amplia, lo que nos permite entrenar con calidad, es homogénea, que nos permite la seña de identidad de rotación con nivel alto durante todo el partido toda la temporada, con un perfil hiperdefensivo porque muchos jugadores son capaces de defender con mucha calidad, peso, altura, fuerza y en distintos puestos”.
El objetivo es “conservar nuestra esencia de juego y tendremos que hacer ciertas adaptaciones por los jugadores nuevos que vienen para que encajen mejor, pero siempre manteniendo nuestra esencia, nuestra manera de entender el balonmano que es lo que hasta cierto punto nos hace diferentes y lo que nos ha dado éxito”.

Ausentes en el primer entrenamiento, los más jóvenes también tendrán su protagonismo, ya que el 29 de julio se incorporarán “Julen Urruzola y Eneko Furundarena, que pasarán a formar parte del club, Tao Gey, Gorka Nieto y Martin Santano”, mientras que al igual que la pasada temporada, Julen Mujika entrenará con el primer equipo en diversas ocasiones.