El Bidasoa alarga su buen momento (Bidasoa-Irun 27-23 Ángel Ximénez Avia Puente Genil)

27 – Bidasoa-Irun: Ledo (3 paradas), Crowley (5 goles), Kauldi (5), Renaud (1), Salinas (4), Popovic (1), Lancina (1) -siete inicial-, Zubiria (2 paradas), Rangel (6 paradas, Cavero (2), Vázquez, Beltza, Nonó (5), Serrano, Azkue (3) y Redondo.

23 – Angel Ximénez Avia Puente Genil: De Hita ( 13 paradas), Moyá (1 gol), Cuenca (2), Muñoz (2), Rudovic (1), Vázquez (2, 1 p), Domenech (4) -siete inicial-, Oliva (ps), Costa, Jiménez (5), Bujalante, Moyano (3), Rhevin, Moreira (3) y Porras.

Marcador cada cinco minutos: 1-2, 5-3, 8-4, 9-6, 10-8, 14-11 (descanso); 16-13, 17-16, 20-19, 23-22, 24-23 y 27-23 (final)

Árbitros: Antonio Merino y Francisco Javier Moyano. Excluyeron a los locales Nonó y Redondo y a los visitantes Rudovic (dos veces), Vázquez y Domenech.

Incidencias: 1.300 espectadores en el polideportivo Artaleku.

Las buenas sensaciones de los últimos partidos del 2017 no han abandonado al Bidasoa con el cambio de año. Lo demostró la semana pasada con el punto conseguido en la difícil pista del Bada Huesca y lo confirmó ayer en Artaleku ante un siempre peligroso Angel Ximénez- Avia Puente Genil.

La maquinaria del gol bidasotarra tardó unos minutos en engrasarse. Lo hizo tras el 1-2 (min 5), con un vendaval de goles que tuvo a Kauldi como protagonista y que se convirtió en un 6-3 (min 10). Los amarillos iban a dominar una primera mitad en la Cavero, cuando se cumplía el 15, ponía la máxima ventaja para el Bidasoa del primer acto (8-4).

Un tanto del visitante Moyano, máximo goleador del los cordobeses, subía el 13-11 a falta de menos de dos minutos para alcanzar el descanso, pero Eduard Nonó devolvía los tres tantos de renta desde la línea de nueve metros. El primer periodo finalizaba con un 14-11 que presagiaba batalla en la reanudación.

Las primeras ventajas tras el paso por vestuarios continuaron siendo irundarras pero los pontaneses consiguieron equilibrar el choque cuando se cumplía el 11 (17-17). El Bidasoa parecía más atascado en ataque y el marcador empezó a registrar numerosos empates (23-23, min 21). Los visitantes tuvieron ocasiones para ponerse por delante pero no consiguieron materializar ninguna. Parte de culpa tuvo el debutante Rangel Luan, que firmó media docena de paradas en la recta final.

El desenlace que se vio sobre el parqué de Artaleku reflejó un Ángel Ximénez con problemas para conseguir gol. No lo hizo en los últimos nueve minutos, en los que el Bidasoa firmó un parcial de 4-0 -Salinas, Nonó, Odriozola y Popovic- que dejó los puntos en casa el fin de semana de carnaval.