Dos de dos (Bidasoa-Irun 35-26 Viveros Herol Nava)

Bidasoa-Irun 35: Zubiria (4 paradas), Mouriño (7 goles), Martínez (1), Crowley (3), Villar (3), Odriozola (6), Muiña (2) -siete inicial-, Dejanovic (17 paradas), Cavero, Vázquez (7), Beltza (1), Portero (2), Azkue (2), Bezbradica (1) y Davidovic.

Viveros Herol BM. Nava 26: Miranda (9 paradas), Domínguez, Juárez (5 goles), Virseda, Villagrán (4), García (4), Camino (1) -siete inicial-, Simón (1), Campillo (2), Ajo (6), Rasero (2), Rodríguez, Cabada (8 paradas) y Alberto García (1).

Marcador cada 5 minutos: 3-1, 6-5, 8-7, 10-10,13-12 y 17-14 (descanso); 22-16, 24-20, 26-22, 29-22 y 33-24 (final).

Árbitros: Amigo Plaza y Espadas García de la Galana. Expulsaron por parte local a Portero, Vázquez, Bezbradica (2), Mouriño y Odriozola. Expulsaron por parte visitante a Virseda, Juárez y Domínguez.

Incidencias: Partido correspondiente a la segunda jornada de la División de Honor Plata disputado en Artaleku ante cerca de 800 espectadores. En los prolegómenos del encuentro se guardó un minuto de silencio por el fallecimiento de José Luis Pérez Canca, un histórico del balonmano.

El Bidasoa-Irun se ha adjudicado ante su público la segunda victoria de temporada. Lo ha hecho gracias a una notable segunda mitad, en la que los hombres de Fernando Bolea han dominado a un Viveros Herol Nava que ha dado guerra en la primera. Los bidasotarras han saltado a Artaleku mostrando recursos en ataque, pero los segovianos han creado problemas en la defensa irundarra con su movilidad y juego con el pivote.

No ha sido hasta la recta final, después de la única venta visitante del encuentro (9-10, min 18), cuando los amarillos han cogido algo de aire. Cinco tantos consecutivos de Kauldi, dos de Vázquez y otro de Mouriño, muy activo durante toda la primera mitad, dejaban ventaja a los de Irun en el electrónico antes de enfilar vestuarios (17-14).

Sentencia en la segunda mitad

Poco ha tardado el Bidasoa en encarrilar la primera victoria como local. Bolea ha ajustado el 6-0 defensivo y Dejanovic ha cuajado un segundo acto para enmarcar. En apenas cinco minutos (23-16) el Bidasoa ha conseguido una renta casi definitiva. La receta, defensa y contragolpe.

Decimos casi porque los de Nava no se ha descompuesto y han conseguido reducir la ventaja local a 3 tantos (24-21, min 11). No han llegado a saltar las alarmas, pero la reacción visitante ha obligado a Bolea a solicitar un tiempo muerto. La arenga iba a surtir efecto y Artaleku iba a disfrutar con la recta final del encuentro, en la que los irundarras los han marcado de todos los colores. Buen comienzo de liga.